¡La Consulta Va!

Esta semana, del 25 al 28 de octubre, las y los mexicanos vamos a poder participar en la definición de donde habrá de construirse el nuevo aeropuerto internacional del México, un tema que debe importarnos a toda la ciudadanía, recordemos que este proyecto compromete recursos públicos.

Diputada Lorenia Valles Sampedro

Columna Invitada

CDMX a 25 de Octubre de 2018.- Esta semana, del 25 al 28 de octubre, las y los mexicanos vamos a poder participar en la definición de donde habrá de construirse el nuevo aeropuerto internacional del México, un tema que debe importarnos a toda la ciudadanía, recordemos que este proyecto compromete recursos públicos.

Será a partir de una consulta, figura de la democracia directa que permite someter a decisión pública asuntos de trascendencia nacional, en la cual se instalarán 1,100 mesas receptoras en 538 municipios en las 32 entidades del país, en el caso de Sonora serán los municipios de Agua Prieta, Caborca, Cajeme, Guaymas, Hermosillo, Navojoa, Nogales y San Luis Río Colorado.

Es importante destacar que los datos serán contabilizados por la Fundación Arturo Rosenblueth, una institución con amplio prestigio en el campo de la computación aplicada, los sistemas de información y la Tecnología. Además, se ha distinguido por su contribución al desarrollo nacional en múltiples actividades. Por ejemplo, colabora con diversas organizaciones nacionales como: la Asociación Nacional de Instituciones de Educación en Tecnologías de Información; el Consejo Nacional de Acreditación en Informática y Computación; el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, entre otras. Además, en la Consulta también participará un comité técnico y un consejo ciudadano.

El tema del Nuevo Aeropuerto Internacional México (NAIM) es sin duda un asunto que ha generado polémica entre diversos sectores sociales; unos, a quienes particularmente nos preocupa la sustentabilidad medio ambiental así como el bienestar de las comunidades y a otros, que desde el poder político y económico buscan poder garantizar inversiones y negocios en su favor. Sin embargo, debe quedar claro que la Consulta sobre el NAIM busca resolver una situación que creo la actual administración a partir de una obra cuya justificación, mediciones de impacto y costos no fueron informados ni suficiente ni adecuadamente a la población.

Quienes todavía están al frente del gobierno federal están habituados a imponer sus decisiones a partir del poder económico que sustentan pero con la llegada de un nuevo gobierno, que plantea un régimen distinto, los partidos tradicionales tendrán que acostumbrarse a esta nueva forma de gobernar con la gente, deben aprender que la consulta a la población ayuda, además nos enseña a ser tolerantes, así como promover y reconocer los derechos de los demás.

Quienes buscan imponer Texcoco, pretenden descalificar la consulta a la que convocó el Presidente Electo, Andrés Manuel López Obrador. Es claro que su llamado no es a una consulta constitucional, pues esta sólo es posible hacerla durante las elecciones federales, es decir, cada tres años.

Sin embargo, es válido y legal consultar al pueblo para incluir su perspectiva a partir de las decisiones que se tomen desde el gobierno como es el gasto en obras públicas.

Por todo esto, la consulta sobre el NAIM representa un ejercicio democrático, legalmente fundamentado y que enriquece nuestro sistema político incluyendo a la población en las decisiones trascendentales para el país. Hay muchas razones por las que considero importante salir a emitir nuestra opinión en esta consulta, es por ello que he dedicado la columna de hoy al tema: Reacondicionar el actual aeropuerto de la Ciudad de México y el de Toluca y construir dos pistas en la base aérea de Santa Lucía o continuar con la construcción del nuevo aeropuerto en Texcoco y dejar de usar el actual aeropuerto de la Ciudad de México, es el dilema.

Para que las personas puedan emitir una opinión más informada, los organizadores de la consulta han hecho públicos varios informes técnicos. El compromiso con la objetividad es claro pues señalan las ventajas y las desventajas de cada proyecto. Para quien guste consultar los datos disponibles puede visitar el sitio de internet, http://mexicodecide.com.mx/. Además también se han presentado múltiples debates de expertos en radio, televisión, opiniones en periódicos y foros públicos. Lo importante es que, sin importar la opción que elijan, todos los interesados puedan participar de manera informada.

En fin, a la consulta como un instrumento democrático, no debemos temerle, porque nos va a permitir transformar la forma de hacer gobierno en aras de una democracia de mayor calidad, más incluyente y justa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *